7 tips para optimizar el tiempo que inviertes a tu negocio

El éxito de una startup no tiene nada que ver con el trabajo duro.

En lugar de trabajar todos los días, aquí hay siete áreas en las que concentrarse.



Recientemente tuvimos una larga conversación con una fundadora que había trabajado hasta el borde del agotamiento. Un período de un año de lento crecimiento y estancamiento la había dejado frustrada, exhausta y lista para darse por vencida.


Como fundadores, ejecutivos y asesores de startups durante dos décadas, nos identificamos totalmente. No podemos contar la cantidad de veces que hemos estado corriendo hacia la pared de ladrillos del colapso mental y físico, provocado por el mantra de ganar trabajando más duro que los demás.


Sin embargo, en el camino aprendimos que hay una gran diferencia entre crear una cultura de trabajo duro y crear una cultura de resultados. Entonces, antes de comenzar a hacer pivotes desacertados debido a la desesperación mental, pregúntate cuál de esos dos resultados está persiguiendo.


El trabajo duro tiene sus limitaciones.


No estamos aquí para minimizar la importancia del trabajo duro en el mundo de las startups; todo lo contrario. El trabajo duro es el requisito mínimo para que una startup mantenga sus puertas abiertas. Las nuevas empresas a menudo fracasan cuando su liderazgo simplemente asume que las cosas funcionarán a su favor.


Lo que queremos dejar perfectamente claro, sin embargo, es el hecho de que el trabajo duro por sí solo no hará que tu startup sea exitosa. Esta es la trampa en la que vemos caer a muchos emprendedores después de probar por primera vez el éxito. La creencia es que trabajaron muy duro para llegar a donde están, y trabajar aún más duro los llevará aún más lejos. Pero aquí está la cuestión: a una startup no se le paga por dominar un producto, se le paga por aprovechar la innovación.


El trabajo duro debe reservarse para períodos breves de mitigación.


En todos los negocios, nuevos y viejos, siempre habrá eventos atípicos que amenazan con arrebatarle la derrota a las fauces de la victoria. Podría ser un competidor que no vio venir, un gran cliente potencial que exagera sus posibilidades de obtener su negocio, o su mejor empleado que va a trabajar para otra persona por más dinero.


Todas estas cosas duelen, y todas ellas requerirán que tu empresa se esfuerce por mantenerse a flote, y mucho menos salir adelante. Pero todos esos eventos ya eran desastres esperando a suceder. Cuando estás cabizbajo todo el tiempo, no estás siendo preventivo para detectar esos eventos y mitigarlos. De hecho, prácticamente los estás pidiendo. A largo plazo, tu estrategia debe ser reducir perpetuamente la probabilidad de eventos catastróficos y el arduo trabajo necesario para solucionarlos.


Aquí hay siete recomendaciones que hago a cada nuevo líder de inicio (y algunos de los antiguos), para mantener la cabeza nivelada hasta que necesite presionar el botón de emergencia.


1. Forma un gran equipo y delega.


Es el fenómeno de la espiral de la muerte: estamos trabajando demasiado para tomarnos el tiempo de contratar, nos estamos moviendo demasiado rápido para tomarnos el tiempo de delegar, y terminamos en una espiral de más y más trabajo hasta que todo el sistema colapsa. abajo sobre nosotros.


Un gran equipo es el factor principal en su capacidad de inversión, productividad y éxito eventual. No desperdicies esta oportunidad porque estás trabajando demasiado para concentrarte en ella.


2. Resuelve los problemas de tus clientes de forma creativa.


La innovación es la diferencia entre un bisturí y un mazo. Cuando está construyendo una nueva empresa y un nuevo producto, las estrategias y soluciones creativas arrojan mejores resultados que los métodos de fuerza bruta. Se necesita tiempo y espacio para adoptar una mentalidad creativa, así que no solo prediques la creatividad; construya el tiempo y el espacio creativos adecuados en la cultura de su empresa.


3. Reduzca su solución y su mercado


En lugar de tratar de ser todo para todos los clientes, diga no a algunas cosas y concéntrese en aquello en lo que su empresa es buena. Adapte esas funciones en un paquete que aborde un mercado que sea más probable que compre. Calidad sobre cantidad a corto plazo significa mejores resultados a largo plazo.


4. Desarrollar una estrategia competitiva proactiva.


Presta atención a tu competencia, pero deja de reaccionar ante lo que está haciendo y haz que reaccione ante ti. Permítales hacer todo el trabajo duro de ganar algunas batallas mientras su empresa innova para ganar la guerra. Una solución a medias y apresurada lanzada como un recurso provisional competitivo solo resaltará sus debilidades. En su lugar, concéntrese en el largo plazo y llévalos al siguiente nivel.


5. Equivocarse a menudo.


Los tiradores tienen que disparar. No importa cuántas veces se pierdan. No pases más tiempo dudando que actuando. Comete errores y aprende a disculparte cuando lo hagas.


6. Innova internamente.


Si va a crecer de 10 empleados a 100 y, finalmente, a 1000 y más, tiene la garantía de que no podrá contratar a la persona perfecta para cada puesto. Adapte la cultura de su empresa para que el trabajo experto se vuelva menos experto: automatícelo, documéntelo, pero lo más importante, cree hilos a través de su organización que recompensen la explotación de las eficiencias en lugar de ignorarlas. Cuanto antes empiece a hacer esto, menos doloroso será en las etapas posteriores.


7. Sé fuerte cuando los planes se esfuman.


Siempre habrá problemas externos sobre los que no tienes control. Y siempre habrá comentarios de los clientes que te harán repensar todo tu modelo. No tiene que actuar cada vez que hay presión, y no tiene que satisfacer todas las necesidades y solicitudes de los clientes. Encuentre la sabiduría para saber cuándo se requieren pivotes y cuándo mantener el rumbo.







3 visualizaciones0 comentarios