top of page

Trampas corporativas en las que siempre caen las startups

Tu startup es un negocio real. Es más que un simple trabajo secundario o un proyecto apasionante. Necesita convertirlo en un gran negocio manteniendo las ventajas de ser una startup.

Estas son las principales trampas corporativas en las que siguen siempre caen las startups.



1. Elimina tus reuniones de estado


La necesidad de transparencia en una empresa es fundamental para el éxito. Pero a menudo, las reuniones de estado pueden convertirse en una representación teatral costosa y poco efectiva.


Imagina que programamos una reunión de estado los lunes a las 10:00 a. m. Lo que suele ocurrir es que desde las 9:00 a. m. hasta las 10:00 a. m., todos se esfuerzan por crear la imagen más positiva posible de su progreso. Luego, pasan una hora explicando esos avances en detalle. Después de la reunión, vuelven a sus tareas habituales, probablemente alrededor de las 11:00 a. m. o incluso más tarde.


Si sumamos los salarios por hora de todos los participantes en la reunión de estado, podemos ver cuánto le cuesta a la empresa esa representación.

En lugar de eso, podríamos promover una cultura de transparencia y responsabilidad en toda la organización, eliminando la necesidad de estas reuniones de estado costosas y a menudo poco efectivas.


2. Deje de crear roles para contratar


No siempre necesitas contratar a alguien con un título prestigioso como Director de Tecnología, Vicepresidente de Ingresos o Director de Marketing. A veces, las startups contratan para roles que son demasiado grandes porque no están seguras de lo que realmente necesitan.


Tomemos el ejemplo del Director de Tecnología. En una startup pequeña con solo cinco o incluso 20 personas, el título de Director de Tecnología puede ser excesivo. Si publicas una oferta de trabajo para un Director de Tecnología sin tener un equipo técnico grande, es probable que atraigas a personas que solo quieren liderar equipos grandes.


En su lugar, busca talento excepcional que realmente entienda y comparta tu visión y misión. Te sorprenderá cuánto dinero puedes ahorrar y qué resultados mejores puedes obtener si eres claro sobre lo que realmente necesitas.


3. No implemente metodologías listas para usar


Es cierto que muchas empresas están adoptando sistemas operativos empresariales (EOS) y metodologías como PMI/PMP y Agile. A veces, esto se siente como algo que ya hemos visto antes, solo con nombres diferentes y mejor marketing.

Sin embargo, para algunas startups, seguir estas metodologías al pie de la letra puede ser contraproducente. El exceso de análisis, documentación y riesgos puede superar los beneficios.


En lugar de adherirse estrictamente a una metodología, es mejor tomar lo mejor de cada una y adaptarlo a las necesidades de tu empresa. Las metodologías son herramientas, no reglas estrictas.


Lo más importante es mantenerse flexible y centrarse en lo que realmente funciona para tu empresa. Es crucial ajustar y mejorar tus procesos constantemente en función de lo que ves que funciona y lo que no.


4. Deje de aislar a sus equipos


Evitar esta trampa parece obvio, pero a menudo sucede sin querer. Una startup forma equipos en diferentes áreas como tecnología, finanzas, recursos humanos, marketing, ventas, etc. Luego, contrata líderes para estos equipos y les permite establecer sus propios objetivos y trabajar de manera independiente.


Es casi inevitable que al crear equipos independientes, terminen trabajando sin coordinación. ¿Por qué pasa esto? Algunos dicen que es porque la empresa crece demasiado para funcionar como una sola unidad. Sin embargo, en mi experiencia, generalmente sucede porque ya ocurrieron problemas anteriores.


En lugar de eso, es mejor animar a todos los miembros de la organización a comunicarse entre ellos en cualquier momento y por cualquier motivo. Después, establecer reglas sobre cómo y cuándo usar diferentes formas de comunicación como correo electrónico, Slack, Zoom, teléfono, mensajes de texto o hablar en persona. Esto ayuda a mantener a todos en la misma página y evita que los equipos trabajen en silos.


5. Gastar dinero en herramientas que progresen, no en un seguimiento del progreso


¿Conoce esas películas ( Dodgeball ) en las que el propietario de un negocio en dificultades es auditado por algún motivo y saca una caja de recibos arrugados?

Esta imagen refleja la realidad de muchos negocios en dificultades.


Es importante reconocer que, a medida que una empresa crece, el seguimiento del progreso puede volverse demasiado complejo para una simple hoja de cálculo o una aplicación gratuita de terceros. En tales casos, es crucial invertir en herramientas adecuadas que faciliten y fomenten ese crecimiento. Estas herramientas pueden incluir software de gestión empresarial, sistemas de seguimiento de clientes, herramientas de análisis de datos, entre otras, que ayudarán a optimizar las operaciones y permitirán un crecimiento más eficiente y sostenible.


6. Ignorar los valores atípicos

Ignorar los valores atípicos es un aspecto clave en la gestión de una startup. A menudo, los emprendedores pueden caer en la trampa de tratar de satisfacer a cada cliente o planificar meticulosamente para cada situación imaginable. Sin embargo, esto puede llevar a un desperdicio de recursos y energía.


En el mundo empresarial, es importante reconocer que no todos los clientes serán ideales para tu producto o servicio, y tratar de atender a cada uno de ellos puede diluir el enfoque y los recursos de tu empresa. En lugar de eso, es más efectivo identificar y centrarse en los clientes que mejor se alinean con tu propuesta de valor única.


Además, tratar de planificar y prevenir cada posible contratiempo puede ser una tarea abrumadora e imposible. Si bien la planificación y la gestión de riesgos son importantes, también es esencial aceptar que surgirán desafíos inesperados en el camino. Mantener una actitud flexible y adaptable te permitirá responder de manera efectiva a estas situaciones imprevistas.


7. Nunca digas la palabra "marca"


Hay una razón por la cual una de las bandas de rock más famosas de los últimos 30 años se llama "Foo Fighters". Es porque el chico que empezó la banda estaba trabajando demasiado duro como para dedicar tiempo a pensar en el nombre.


De manera similar, algunas empresas emergentes invierten mucho dinero en anuncios que solo muestran su logotipo y eslogan, lo que a menudo resulta en un gasto innecesario.


Entiendo que queremos que nuestras empresas sean atractivas y que la construcción de la marca es parte de eso. Sin embargo, cada momento que una startup dedica a pensar en su marca es un momento en el que podría estar ganando participación en el mercado. En lugar de caer en ese juego de Catch-22, es mejor centrarse en ofrecer un valor sólido y dejar que la construcción de la marca se desarrolle naturalmente.


8. Subíndice de tendencias macroeconómicas


Los cambios económicos adversos pueden ser una oportunidad, ya que tienden a generar un terreno más nivelado para nuevas empresas, con talento más accesible y menos competencia de las empresas establecidas.


Además, a diferencia de las grandes corporaciones, donde la integración de la inteligencia artificial (IA) está en auge, las nuevas empresas no siempre necesitan adoptar esta tecnología a menos que sea esencial para su modelo de negocio.


En general, las tendencias macroeconómicas suelen disiparse a medida que llegan a las startups y pequeñas empresas. Por lo tanto, es recomendable a los emprendedores que enfoquen su energía en anticipar y adaptarse a cómo estos cambios afectarán a sus clientes y competidores, manteniendo así la flexibilidad necesaria para sobrevivir y prosperar en un entorno empresarial en constante evolución.

17 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Genial articulo !! 😁

Like
bottom of page