• aiween

Cómo iniciar una startup

¡Deja de poner pretextos! Arranca tu empresa de una vez por todas.



La cultura de las startups está llena de gente que tiene toda la intención de emprender, pero no logra despegar su negocio. ¿Por qué? Gran parte tiene que ver con el hecho de que los emprendedores no saben cómo llevar su empresa del punto A al B.


En términos de estrategias, una de las mejores maneras de construir tu negocio es llevar esa idea de tu cabeza al mercado lo antes posible, ya que la “tardanza” te puede costar el éxito. Así que no lo tomes con calma y haz caso los siguientes tips para arrancar tu startup más rápido.


Solo empieza

En mi experiencia es más complicado empezar, que “empezar bien”. Piénsalo, si tú no decides iniciar tu negocio, nada va a pasar.


Pide consejos Cuando empiezas un negocio, definitivamente no tendrás todas las repuestas. Por ejemplo, necesitarás formar parte de una sociedad y ¿cómo sabes a cuál pertenecería tu compañía?

Para obtener algunos tipos de respuesta te aconsejo que busques ayuda de expertos para que te ofrezcan asesoramiento en cualquier tipo de prácticas, ya sea empresariales, de fabricación, contabilidad o incluso del diseño del logotipo.

Así, si llega a haber un problema y no sabes la solución, alguien sí lo sabrá resolver. Tu negocio necesita más de los conocimientos profesionales que tú crees.



Encuentra un cofundador Yo no puede haber empezado mi negocio sin la ayuda de mi cofundador. Para mí, iniciar la empresa me tomó más que solo trabajo duro pues también necesité de la inspiración y habilidades de un cofundador.

Al final de cuentas los inversionistas prefieren destinar en una startup que cuenta con un equipo de fundadores que en una que solamente tenga uno; de hecho, tener tres de éstos no es tanto siempre y cuando exista una clara jerarquía en toma de decisiones.


Los cofundadores pueden brindarte las habilidades que te hagan falta y te pueden llevar a posicionarte en lugares que jamás imaginaste.


Trabaja con alguien que te “empuja” al extremo Una de las razones por las cuales Steve Jobs pudo hacer crecer Apple fue porque el “empujaba” a la gente. Así él describió su enfoque de gestión:

“Mi trabajo no es ser ‘amable’ con las personas, mi labor es hacerlos mejores. Mi rol consiste en unir todas las diferentes partes de la empresa y conseguir los recursos para los proyectos clave. Para llevar a cabo estas grandes personas necesitamos empujarlas con visiones agresivas de qué tan lejos se podría llegar”

Claro que Jobs podía ser agresivo y algo “cruel”, pero también conseguía sacar lo mejor de las personas. Puedes encontrar las mismas cualidades en un cofundador, en un socio, mentor, amigo o empleado. Lo más importante es que preveas el mismo nivel de expectación en todo tu equipo. Como Jobs alguna vez dijo “Si esperas que los demás hagan cosas grandes, puedes obtenerlas”.


No te enfoques solo en el dinero Creative Bloq tiene esta joya de consejo: “No te estreses tanto por tus ingresos económicos. Un buen producto o servicio siempre encontrará la manera de hacer dinero”.

Y es cierto, si solo estás viendo por el dinero, vas a echar a perder tu idea. Deja que las cosas vayan evolucionando.


Invierte en marketing El marketing es de las mejores cosas que le pueden pasar a tu negocio. Cuando metes tu producto al mercado estás posicionándote justo en frente de las personas que te van a comprar. No lo veas como una pérdida de tiempo, es de las mejores inversiones que puedes hacer.


Conoce a tus clientes potenciales Una startup no existe sola en la mente del emprendedor. Ésta se encuentra en el paisaje de los consumidores y clientes potenciales. Si va a haber personas comprando y usando tu producto tienes que saber todo de ellos ya que tu negocio sobrevivirá con base en esa recepción de tus servicios.

Recuerda: entre más rápido conozcas a tus clientes, más fácil podrás servirles.




Conclusión El empezar rápido no quiere decir que debes forzar las cosas ya que puedes adelantar procesos para después enfocarte en una sola cosa. Comenzar es lo más importante, una vez ya echado a andar el negocio, cualquier cosa es posible.

10 visualizaciones0 comentarios