¿Qué es un arquetipo de marca y cómo hacer uno para tu marca?

Cada empresa reconocida en el mercado y en la sociedad se identifica con ciertos rasgos y características que la hacen especial y la diferencian del resto. Esos valores y creencias que reflejan las marcas se relacionan con los arquetipos. ¿Pero te has preguntado qué es un arquetipo y qué ventajas trae en el posicionamiento de una empresa? ¡Descúbrelo aquí!



¿Qué es un arquetipo?

Para comenzar veamos qué significa la palabra ‘arquetipo’, que es de origen griego: arjé ‘fuente’, ‘principio’, ‘origen’ y tipo ‘impresión’ o ‘modelo’. Por lo que podemos interpretar que un arquetipo es un patrón estándar que sirve de modelo para otros objetos o conceptos.


Pero, ¿cómo surge la idea de los arquetipos? Esta teoría fue propuesta por el reconocido médico psiquiatra suizo Carl Gustav Jung en el siglo XX, quien clasifica ciertos arquetipos en las personas basados en estándares, valores y rasgos de personalidad que son heredados y pertenecen a su identidad propia.


¿Cuál es la importancia de los arquetipos en marketing? Así como se originó la clasificación de arquetipos en las personas, las distintas empresas u organizaciones también tienen su propia identidad asociada a ciertos rasgos particulares. Esto hace que se destaquen de las demás, y a través de disparadores emocionales atraigan la atención y afinidad en su público destinatario. Entonces podemos afirmar que los arquetipos aplicados en el marketing representan un aspecto importante para el posicionamiento de las empresas, ya que sirven para que el cliente se sienta identificado con esa marca determinada y tome la decisión de compra. Es decir, que el hecho de caracterizar una empresa con determinado arquetipo contribuye a la humanización de esa marca para establecer empatía con su público destinatario. Incluso, para generar un perfil más completo, es posible que esa empresa adopte un arquetipo principal que la defina y otro secundario, aspectos que se pueden expresar por medio del diseño. ¿Cuántos son los arquetipos de Jung? Volviendo a la teoría de los arquetipos propuesta por el psicoanalista Carl Jung, es importante mencionar que se definen 12 modelos diferentes que están relacionados con las creencias, pensamientos, valores y personalidad de los seres humanos. Estos arquetipos provocan diversas emociones y sirven para generar interacciones entre las personas. Es decir, que cada persona se identifica con un arquetipo determinado y estos rasgos determinan la forma de actuar y de pensar de ese individuo. Aunque puede tener en menor medida rasgos de otros modelos, siempre se identificará con uno en particular. Veamos esto más en detalle. ¿Qué tipos de arquetipos existen? En este apartado te mostraremos cuáles son los 12 arquetipos propuestos por Carl Jung para definir a las personas, los cuales también pueden aplicarse al marketing para un mejor posicionamiento de las marcas.

  1. El rebelde. Se caracteriza por su libertad e independencia. Si bien no es una mala persona, para conseguir lo que quiere va en contra de las reglas establecidas. Las marcas que se identifican con este modelo son principalmente empresas de motocicletas, ropa alternativa, elementos como skates, rollers, y demás artículos de ese tipo.

  2. El héroe. Se relaciona con la experiencia, la valentía y la honestidad. El héroe tiene una trayectoria que ha logrado con esfuerzo y perseverancia, esto le da orgullo ante la sociedad. En el marketing, las empresas que se identifican con este perfil son por ejemplo las marcas deportivas que participan en distintas competencias.

  3. El hombre común. Es una persona que tiene un perfil bajo en la sociedad, pues no tiene características destacadas del resto de las personas. Es amigable y de confianza, por lo que se adapta fácilmente a la sociedad. Aquí se incluyen las marcas que usas todos los días, aquellas que no tienen nada en particular, como por ejemplo algunos productos de limpieza.

  4. El inocente. Es un perfil sencillo, humilde y honesto que se destaca por sus buenas acciones y su escucha activa hacia los demás. Las marcas que se muestran con este arquetipo son algunos productos orgánicos y de cuidado personal.

  5. El cuidador. Son aquellas personas que velan por el bienestar de los demás. Se destacan por ser serviciales y brindar soporte a sus vínculos afectivos. Este perfil se relaciona con figuras maternales protectoras. Las marcas que se caracterizan con el arquetipo del cuidador son generalmente empresas de salud, medicina y servicios educativos.

  6. El explorador. Es una persona segura de sí misma, dinámica que le encanta explorar y atravesar nuevos desafíos. Está constantemente en búsqueda de lo desconocido, rompiendo con la rutina. Las industrias que representan este perfil son las que se dedican a los destinos de aventura, automóviles deportivos, etc.

  7. El amante. Es una persona que se vincula a la intimidad, y se destaca por su sensualidad. Por lo que siempre pretende ser deseada destacándose del resto. Es pasional y teme a ser rechazada. Las marcas que se identifican con este patrón son aquellas que se posicionan como exclusivas, por ejemplo, empresas de cosméticos, bombones finos, perfumería, etc.

  8. El creador. Es original e innovador. Siempre está pensando en crear proyectos originales para sorprender a los demás. Es una persona perfeccionista y proactiva y pretende que el resto también lo sea. Las empresas que se identifican con este perfil son las que se dedican al marketing, las artes y la tecnología.

  9. El gobernante. Se destaca por su prosperidad, éxito y poder ante la sociedad. Como la palabra lo dice, gobierna a los demás a través de su imponente personalidad. Su experiencia y conocimientos hacen que el resto lo siga con confianza. Las empresas que encajan en esta categoría son automóviles de lujo, joyería, marcas exclusivas de indumentaria, etc.

  10. El mago. Es aquel que se caracteriza por su capacidad de visión y descubrimiento. Pretende hacer realidad los deseos, brindando experiencias mágicas. En este perfil se incluyen empresas de belleza, salud, bienestar y entretenimiento.

  11. El sabio. Se distingue por su experiencia y por su inteligencia. El sabio es una persona estudiosa que fundamenta todo a través de sus conocimientos. Siempre está en constante aprendizaje y aboga por la verdad. Las marcas que se caracterizan con el perfil del sabio son aquellas vinculadas a los altos estudios como universidades y también algunos medios de comunicación o motores de búsqueda.

  12. El bufón. Es una persona divertida, alegre y positiva. Más allá de su edad, el bufón tiene como principal objetivo hacer reír a los demás, priorizando la felicidad y viendo el lado bueno en todas las situaciones. Las empresas que adoptan este perfil son principalmente aquellas que pretenden ofrecer experiencias positivas en sus clientes. Por ejemplo, ciertos productos y servicios para niños, algunas marcas de bebidas, etc.

Cuando se define la personalidad de una marca, tanto el contenido textual, como el diseño del logo o su web transmiten los valores que representa ese arquetipo, generando en el usuario cierta empatía durante su experiencia con la marca. Diferencia entre arquetipo y estereotipo Como hemos visto, un arquetipo es un conjunto de rasgos de personalidad, valores y creencias que identifican a una persona y que se heredan. En cambio, los estereotipos son modelos tipificados social y culturalmente, que se basan en características de lo que se considera ‘ideal’ en una sociedad, los cuales se pretenden alcanzar. Si bien son dos palabras que comparten semántica, prototipo del griego protó ‘inicial’ o ‘primero’, responde a un significado material y se aplica a la manufactura de objetos. Es decir, que un prototipo es un modelo inicial que se crea en las diferentes industrias, incluso en la actividad artesanal. ¿A qué se puede aplicar un arquetipo? Un arquetipo puede aplicarse a diversas empresas o corporaciones empresariales para generar una imagen que la distinga ante la sociedad. Es decir, el perfil con el cual las personas podrán identificarla. Para llevar a cabo esta tarea, se aplican estrategias de identidad visual y branding específicas .Esto te permitirá diseñar el branding de tu propia marca de la manera más profesional, creando piezas gráficas para redes sociales.

¿Cómo hacer un arquetipo de marca? Para comenzar a definir un arquetipo para tu propia empresa, deberás tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Anota los rasgos distintivos que servirán para identificarla. Para realizar este paso, te sugerimos personificar la marca, pensando en cuáles serían las fortalezas y debilidades que tiene. ¿Cómo quisieras que la gente reconociera a tu empresa? Tal cual los arquetipos que definió Carl Jung para las personas, ¡aplícalos aquí!

También será importante tener en cuenta los atributos de tu buyer persona, para saber cuáles serán las estrategias que la atraerán para elegirte.

  • Busca la originalidad y combina arquetipos. Para darle una vuelta de rosca a tu marca, puedes pensar en que no necesariamente debe distinguirse con el perfil más obvio de acuerdo a su rubro, sino que puedes ser original al momento de decidir con qué características posicionarse ante los clientes.

Además, puedes adoptar varios perfiles teniendo como base uno en particular que represente el mayor porcentaje de personalidad de tu marca. Siempre manteniendo la coherencia entre los perfiles adoptados. Por ejemplo, puedes ser una empresa cuyo mayor perfil sea un arquetipo de héroe y al mismo tiempo tenga un menor porcentaje del perfil rebelde. Definitivamente, las posibilidades de mostrar tu marca de la mejor manera en el mercado son infinitas si tienes en claro tus objetivos y aplicas los conocimientos acerca de los distintos perfiles que pueden aplicarse.


¡Comienza hoy mismo!



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo